Little Caesars

Powell: Inflación en EEUU está cediendo, pero aún no habrá recorte de tasas

Powell: Inflación en EEUU está cediendo, pero aún no habrá recorte de tasas

Según la Reserva Federal, la inflación en Estados Unidos se está desacelerando de nuevo, pero no es suficiente para hacer recorte de las tasas de interés.

WASHINGTON —

Air Plumb Heating & Cooling

La inflación en Estados Unidos se está desacelerando de nuevo después de mediciones más altas a principios de este año, dijo este martes el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, al tiempo que añadió que se necesitarían más evidencias de este tipo antes de que la Fed recorte las tasas de interés.

Después de algunos informes de inflación persistentemente alta a principios de 2024, dijo Powell, los datos de abril y mayo “sí sugieren que estamos volviendo a una senda desinflacionaria”.

Durante una conferencia de política monetaria en Sintra, Portugal, el jefe del banco central estadounidense indicó que los funcionarios de la Fed todavía quieren ver que el crecimiento anual de los precios se desacelere aún más hacia su objetivo del 2 % antes de que se sientan seguros de haber derrotado completamente la alta inflación.

“Sólo queremos entender que los niveles que estamos viendo son una lectura real de la inflación subyacente”, añadió. A diferencia de la inflación general, la subyacente no incluye los volátiles precios de los alimentos y los combustibles.

Powell también reconoció que la Reserva Federal se encuentra en una situación delicada mientras sopesa cuándo recortar su tasa de interés de referencia, que subió 11 veces desde marzo de 2022 hasta julio de 2023 hasta su nivel actual del 5,3 %.

Las subidas de tasas pretendían frenar la peor racha inflacionista en cuatro décadas, frenando el endeudamiento y el gasto de consumidores y empresas. La inflación cayó desde su máximo de 2022, pero sigue elevada.

Si la Reserva Federal recorta las tasas de interés demasiado pronto, advirtió Powell, la inflación podría volver a acelerarse, obligando a los responsables de la Fed a dar marcha atrás e imponer fuertes alzas en las tasas. Pero si la Reserva espera demasiado para reducir los costos de financiación, corre el riesgo de debilitar tanto la economía que podría provocar una recesión.

“Conseguir el equilibrio adecuado en la política monetaria durante este período crítico es realmente en lo que pienso a altas horas de la madrugada”, dijo Powell en respuesta a una pregunta sobre sus principales preocupaciones.

El viernes, el gobierno estadounidense informó que los precios al consumidor, un indicador que la Reserva Federal sigue de cerca, se mantuvieron sin cambios de abril a mayo, la lectura más suave en más de cuatro años. Y en comparación con el año anterior, la inflación bajó al 2,6 % en mayo, desde el 2,7 % de abril, según el gobierno.

Si se excluyen los volátiles costos de los alimentos y la energía, los precios subyacentes tampoco subieron apenas de abril a mayo. En términos interanuales, la inflación básica cayó al 2,6 % en comparación con el 2,8 % de abril. Las últimas cifras de inflación supusieron una fuerte mejora con respecto a principios de año.

En su comparecencia del martes, Powell dijo que la economía estadounidense y el mercado laboral se mantienen saludables, lo que significa que la Fed puede tomarse su tiempo para decidir cuándo es apropiado recortar las tasas.

La mayoría de los economistas creen que el primer recorte de tasas de la Fed se producirá en septiembre, y que podría producirse otro recorte a finales de año.