A & H Automotive
Little Caesars

A una semana de presunto intento de golpe, reinan confusión y teorías conspirativas en Bolivia

A una semana de presunto intento de golpe, reinan confusión y teorías conspirativas en Bolivia

Reinan la confusión y las teorías conspirativas una semana después del fallido intento de golpe de Estado en Bolivia. La nación ha experimentado al menos 190 golpes de Estado desde su independencia en 1825.

Un plan para dar un golpe de Estado contra el presidente boliviano Luis Arce no era lo que esperaba el general Tomás Peña y Lillo cuando ingresó a un cuartel en La Paz el miércoles de la semana pasada.

Air Plumb Heating & Cooling

El líder de los militares retirados dijo que le sorprendió recibir una llamada del jefe del ejército, general Juan José Zúñiga, pidiéndole que se presentara para conversar sobre cómo defender a los soldados encarcelados, pero como era una reunión muy esperada se apersonó en la sede del Estado Mayor.

Al llegar encontró a Zúñiga rodeado de oficiales que le pidieron ayuda para “defender la democracia”. Peña y Lillo se negó, pero los vehículos blindados ya estaban saliendo del cuartel.

“Vi salir ya las tanquetas, ya todo estaba armado… pensé que era un simulacro o que le estaba yendo a dar su parte al presidente. Pero un golpe no”, dijo por teléfono a The Associated Press el militar, buscado por su participación en el presunto intento fallido, desde un lugar que no reveló.

Peña y Lillo recordó que “se había hablado mucho de que Arce le entregaría el gobierno a Zúñiga” en medio de las recurrentes protestas sociales por la escasez de combustible y la crisis económica, pero aún así sostuvo que “esto parecía un circo”.

Una semana después del levantamiento militar abundan las dudas de lo que para Peña y Lillo “es una tragicomedia” y los habitantes de Bolivia —que ha visto no menos de 190 golpes de Estado desde su independencia en 1825—, nunca habían estado tan confundidos.

“Esto es muy extraño, muy poco creíble”, dijo a AP Marcia Tiñini, una maestra de 58 años en el centro de La Paz. “Yo en un principio creí en el gobierno y sentí solidaridad, pero ahora no sé qué le puedo decir”, agregó.

Yesenia Cachi, una estudiante de 22 años, dijo en cambio que apoya a Arce porque cree que hubo un golpe de Estado fallido. “Que se respete nuestro voto, que se condene al general Zúñiga. Han querido sacar a nuestro presidente”, señaló.

Al día siguiente del levantamiento simpatizantes de Arce marcharon en defensa de la democracia. Sin embargo, en cuestión de horas la conversación se apartó de los posibles motivos de Zúñiga y de las tensiones que llevaron a la rebelión fallida para centrarse en si se había tratado o no de un intento de golpe de Estado.

Antes de ser encarcelado Zúñiga dijo en la televisión nacional que todo había sido un elaborado engaño del presidente Arce para mejorar su popularidad y desviar la atención de la crisis económica y la disputa política que mantiene con el expresidente Evo Morales (2006-2019) sobre quién será el candidato del partido gobernante en las elecciones de 2025. El mandatario ha rechazado esas acusaciones.